Ahorrarte un montón de dinero siguiendo estos 20 tips cuando vas de compras al súper

Ahorrarte un montón de dinero siguiendo estos 20 tips cuando vas de compras al súper0shares

Amas de casa, solteros, estudiantes fuera de la casa de sus padres y cualquiera que tenga la responsabilidad de mantener abastecida la alacena de un hogar sabe que no es una tarea fácil, debido a que entre la inmensa diversidad de productos, precios, marcas, sin pasar por alto las preferencias personales de los comensales, se hace cuesta arriba economizar el monto total que se dispone periódicamente para la comida. 

Aún así, hay ciertas maneras de optimizar el proceso de compras puesto que en muchas ocasiones diluimos nuestras inversiones en artículos que realmente no necesitamos, pagamos un elevado precio por otros sin tomar plena consciencia de ello o llevamos lo primero que se nos cruza en el camino por no tener en mente una idea preliminar de lo que sí nos hace falta; traduciéndose en un duro golpe financiero para tu bolsillo.

Para que esto no te suceda más, aquí en Buenamente.com te presentamos una lista con 20 tips para que tu experiencia de compras en el supermercado sea la más satisfactoria y económica posible. Cuando veas tu despensa llena y caigas en cuenta de lo que ahorraste gracias a ellos, no los olvidarás jamás. ¿Te animas a emplearlos? Haz la prueba y después nos cuentas cómo te fue.

1. Jamás olvides hacer tu lista de compras.

Y no sólo eso, ¡RESPÉTALA! En ella incluye la cantidad de cada artículo, que sea suficiente para el tiempo que tengas previsto volver a comprar. A medida que colocas los productos en tu carro o cesta, ve tachándolos. Así además de dinero, ahorrarás tiempo dando vueltas por los pasillos del súper a la deriva.

2. Antes de ir de compras, aliméntate bien.

El hambre y las compras no son una buena combinación. Cuando andas con el estómago vacío, querrás comprar cualquier cosa que se vea apetitosa, aunque sepas que no la necesitas. Es mejor evitar la tentación tomando una buena comida antes.

3. Pasea tu mirada hacia los productos que están en la parte superior e inferior de los estantes.

Una de las estrategias más comunes de los supermercados es disponer los productos más populares, costosos y atractivos en el medio de los anaqueles. Sin embargo, arriba y abajo podrías conseguir opciones igual de buenas pero a precio más accesible por ser marcas menos conocidas.

4. Revisa detalladamente la etiqueta para saber cuánto será tu pago real.

Algunas veces los productos son muy similares y creemos estar comprando aquel aparentemente más económico; el cual termina saliendo más caro pues algunas veces trae menos unidades. Es importante hacer ese tipo de análisis mientras compramos.

5. Sé flexible en cuanto a las marcas.

Quizás tengas una marca preferida de determinado producto y eso te haya evitado probar con otras alternativas más económicas que podrían gustarte igual o más que esa, sin olvidar el impacto positivo que esto traerá a tu bolsillo.

6. De ser posible, compara precios en distintas tiendas.

De esta manera, podrás aprovechar los productos que están en oferta en cada una de ellas e incluso tendrás una amplia gama de posibilidades para escoger las más económicas.

7. Cerciórate si tu supermercado posee una aplicación donde publiquen sus productos y revísala.

Esta es una forma muy buena para incluir en tu lista de compras sólo aquello que necesitas. Además, puede monitorear cuánto llevas gastado y así podrás controlar que no se salga del presupuesto que tienes asignado para ello. Bajo esta modalidad también proponen ciertas ofertas que vale la pena aprovechar.

8. Aprovecha si tu supermercado predilecto te permite comprar online.

Esto te ayudará a evitar los antojos de último minuto. 

9. Adquiere una mayor cantidad de los productos que consumes con más frecuencia sí los consigues en oferta.

De esta manera, tu alacena se mantendrá surtida invirtiendo menos dinero.

10. Mantente al día con los precios para saber cuando hay ofertas que realmente valen la pena.

Cuando pasas mucho tiempo sin comprar un artículo, es posible que no sepas valorar si está a buen precio. Es mejor chequear los costos periódicamente, así no dudarás en llevarlo si sabes que es una buena inversión.

11. No descartes los productos a menor precio por tener fechas de vencimiento próximas.

Hay que tener cuidado con esto, pero por lo general, los supermercados suelen disminuir su costo real por un asunto legal, más no en sí porque el producto pierda completamente todos sus beneficios. 

12. Ubica un carro de compras más pequeño o una cesta.

Esto es más funcional para aquellos productos que compramos con una periodicidad más corta, por un asunto de frescura. Si tomas un carro enorme, verlo vacío te animará a meter más cosas. Por el contrario, el peso de una cesta o el espacio reducido de un carro pequeño te dará una sensación de que estás llevando mucho más de lo estipulado.

13. Pide la carne directamente en el mostrador, evitando comprar la que esta pre-empacada. 

Ya la experiencia te ayuda a descubrir la porción de carne suficiente que necesitarás para cada comida. Por eso es preferible que lleves lo que sabes que vas a usar y no la que traen los paquetes que encuentras en los pasillos, ya que suelen traer mayores porciones y, por consiguiente, cuestan más dinero.

14. Compra el pollo entero y trocéalo en casa.

El sobrecargo en el precio por comprarlo ya picado es bastante representativo. Además, tampoco es tan difícil, más aún en esta era digital donde en cualquier plataforma de videos podrás encontrar múltiples recomendaciones al respecto.

15. No compres productos únicamente porque están "en oferta".

Si no está en tu lista de compras, ¿para qué llevarlo? De seguro es algo que poco usarás (de repente nunca) y termine siendo dinero perdido.

16. De ser posible, compra al mayoreo

Si a los negocios pequeños les funciona, ¿por qué a ti no? Evidentemente, al adquirir a gran escala dan un precio especial para aquellos que se animen a comercializarlos. En tu caso, será beneficioso pues el margen de ganancia que otros se ganarían, para ti sería lo que te estás ahorrando. ¡Genial!

17. Lleva las frutas enteras y no precortadas.

Por más complicada que sea tu rutina diaria, al menos unos pocos minutos podrías disponer para cortarla por ti mismo, sino puedes planificarte para hacerlo en un rato de tu día libre y la colocas en el refrigerador, sacando poco a poco lo que vas a comerte. Al final, el pago del empleado que lo corta en el supermercado lo pagas tú, así que mejor ahórrate ese dinero y relájate haciendo picadillo tus frutas preferidas.

18. Revisa tu lista de compra con detenimiento, al menos dos veces.

En un primer momento puede que sientas que necesitas un montón de artículos. Pero cuando tienes tu lista armada, una segunda revisión te ayuda a depurarla, repensando lo que verdaderamente te hace falta y qué no. 

19. Trata de salir a comprar sin niños.

Hijos, sobrinos, ahijados, incluso los hijos de tus vecinos... a cualquier pequeño en un supermercado le ocurre exactamente lo mismo: ¡se antoja de todo! Pero nada de frutas y verduras, sino de comida chatarra o chucherías que son costosas, de consumo rápido y no estaban dentro de tu presupuesto. Si tu fuerza de voluntad no es lo suficientemente grande para negarte a cumplir sus "caprichos", mejor no los lleves.

20. Pon tu creatividad a volar en la cocina para optar por preparaciones más simples y sencillas.

Todavía mejor si un mismo producto puedes emplearlo en distintas recetas. Con esto podrás comprar menos artículos pero tu menú será bastante versátil.

Siguiendo estos sencillos consejos, serás un gurú del ahorro en el supermercado.

¿Qué técnicas te han funcionado a ti para ahorrar cuando haces tus compras? Cuéntanos en los COMENTARIOS y no te olvides de COMPARTIR estos valiosos tips con tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR