Jamás recalientes alguno de estos 21 alimentos. ¡Hacerlo podría acabar con tu vida!

Jamás recalientes alguno de estos 21 alimentos. ¡Hacerlo podría acabar con tu vida!214shares

El agitado estilo de vida que llevamos en la actualidad hace que una de las opciones más populares para consumir nuestros alimentos sea prepararlos con cierta anticipación, para luego recalentarlos al momento de tomar nuestro desayuno, almuerzo, merienda o cena. 

Sin embargo, el hecho de que sea popular no quiere decir que resulte la opción más beneficiosa, pues si bien es cierto que saltarse las comidas no es bueno, hay ciertos alimentos que representan un alto riesgo para la salud, una vez que son sometidos recurrentemente a altas temperaturas.

Ahora bien, ¿cómo saber cuáles de ellos son los más dañinos? Dada la disyuntiva al respecto, muchos investigadores han estado indagando sobre este álgido tema, llegando a conclusiones realmente sorprendentes. Uno de los más difundidos ha sido el informe presentado por la cadena de noticias www.bbc.com, desarrollado por la Agencia de Estándares Alimentarios de Reino Unido (FSA), dentro del cual se señalan con sumo detalle las causas y consecuencias que podrían traer para la salud esta práctica con ciertos alimentos.

Igualmente, existen un gran número de estudios adicionales que corroboran sus hallazgos y que aquí en Buenamente.com te traemos . ¿Te animas a conocer cuáles son? Sigue leyendo para que veas de ahora en adelante de una forma muy diferente todo lo que comes.

1. Las papas

Este es uno de los vegetales más comunes que se incluyen en la dieta de toda persona, cuyo sabor enloquece en cualquiera de sus formas de preparación, el cual posee además grandes cualidades nutritivas. A pesar de eso, una vez que se enfrían, pierden una parte importante de sus valores nutricionales e incluso pueden volverse tóxicas para el organismo, representan un peligro para la salud.

2. Los huevos

No es un secreto que la cocción del huevo es bastante delicada, de allí que se recomiende hacerlo con mucho cuidado. Entretanto, volverlo a someter a altas temperaturas podría reactiva algunas de las bacterias en él, haciéndolo nocivo. 

3. Las espinacas

Su alta concentración de nitrato hace que, una vez expuesta a temperaturas elevadas, estos se transformen en nitritos, cuya ingesta debe ser controlada para no llegar a niveles peligrosos que intoxiquen al cuerpo. Además, los nitritos se consideran importantes agentes cancerígenos, ¡así que cuidado con ellos!

4. El pollo

Su carne es capaz de almacenar una enorme cantidad de bacterias, muchas de ellas activadas por el calor. Es tanto así, que es más recomendable consumirlo frío una vez haya sido preparado. Mientras más días pasen, su composición proteínica cambia, volviéndolo más delicado. 

5. La remolacha

También poseen nitratos que se vuelven nitritos al ser recalentados. Por consiguiente, debes evitar recalentarla si no quieres tener algún problema de salud. 

6. El apio

Automáticamente, al recalentarse, se activan en él las células cancerígenas que posee, bombardeando a nuestro organismo con ellas.

7. Los champiñones

Una vez preparados, se recomienda consumirlos a temperatura ambiente. ¿La razón? Esto ayuda a minimizar el riesgo de contaminación bacteriana.

8. El arroz

Mucho se ha comentado sobre las bacterias que posee el grano de arroz, las cuáles no se eliminan completamente tras su cocción. Pero, además de eso, es importante acotar que cuando se recalienta, estas se multiplican exponencialmente, volviéndolo todavía más riesgoso. ¿Recomendaciones? Consumirlo en un período máximo de 24 horas luego de su preparación inicial, siempre y cuando haya permanecido en adecuada refrigeración.

9. La pasta

Las bacterias que contiene mueren al calentarla, pero en ocasiones puede producir esporas altamente tóxicas y resistentes, lo que trae como consecuencias vómitos y diarreas. Lo mejor es dejarla enfriar y luego guardarla en la nevera de inmediato.

10. Los pescado y mariscos

Anticipadamente, su preparación suele ser delicada ya que traen consigo muchas bacterias, por lo cual deben ser muy bien desinfectados antes de cocinarlos. Adicional a esto, una vez cocinados, comienzan rápidamente a descomponerse, lo que hace su posterior consumo altamente riesgoso.

11. Leche

Las proteínas contenidas en la leche se descomponen completamente cuando son afectadas por las ondas electromagnéticas del microondas, al recalentarla solo le dejarás el contenido de grasas y azúcares, los cuales son poco sanos y para nada nutritivos.

12. Comida china

Usualmente, la comida china contiene salsa de soya que no es más que sal líquida de color negro. La sal es sumamente sensible a las ondas electromagnéticas, que la descomponen completamente. Si te lo comes de esa manera, te inflarás con los gases que generará, lo que seguro será una terrible experiencia para ti.

13. Carnes congeladas

Debes esperar a que las carnes estén a temperatura ambiente antes de cocinarlas con un microondas. Si no esperas a que se descongelen, solamente se cocinara la parte externa y el interior permanecerá crudo. Esto provocará una proliferación de bacterias en toda tu carne.

14. Agua

Calentar agua en un microondas puede producir un hervor que, al entrar en contacto con el aire, puede hacer que el agua salga proyectada hacia arriba, causando quemaduras de gravedad. Aunque pueda parecer una exageración, unas 25 personas mueren cada año por accidentes de este tipo.

15. Contenedores de plástico

No se recomienda usar contenedores de plástico en un microondas, ya que los plásticos contienen productos químicos similares a los estrógenos (el BPA es muy conocido), que pueden filtrarse a los alimentos cuando se calienta el plástico. El 95% de 450 productos plásticos (como biberones, bolsas con cremallera y recipientes) probaron liberar químicos que actuaban como estrógenos después de ser calentados en el microondas. Es mejor estar seguro y calentar tu cena directamente en un plato.

16. Contenedores de espuma de poliestireno

Al igual que los plásticos, la espuma de poliestireno puede liberar sustancias químicas nocivas en los alimentos cuando se calientan, mejor es colocar las sobras en un plato de vidrio cubierto con una toalla de papel en su lugar

17. Algunos tipos de platos

¿Tienes un montón de platos elegante o cuencos con adornos metálicos? Mantenlos lejos del microondas. Incluso si el reborde metálico es minúsculo, aún puede reaccionar en el microondas, según la USDA.

18. Alimentos que contienen aceite

Los aceites pueden tolerar diferentes exposiciones al calor, pero al exceder ese nivel, se producen humos tóxicos y sustancias peligrosas llamadas radicales libres, que pueden causar problemas como el cáncer, de acuerdo con Livestrong. Evita recalentar alimentos grasos en el microondas, ya que podrían arder demasiado.

19. Alimentos o envases calentados varias veces

Básicamente, cada vez que se recalienta y luego se enfría algo que ya se ha cocinado, se está cambiando la calidad inicial de ese alimento. Asegúrate de recalentar las sobras en solo la cantidad que vas a usar.

20.   Pan 

No hay motivo para recalentar un pan en un microondas. Se vuelve chicloso e inmasticable. Si deseas calentar un pan ligeramente rancio, espolvoréalo con un poco de agua y pónlo en un horno convencional para que quede bien crujiente.

21. Brócoli

La mayoría de la gente come brócoli por su contenido nutricional. Si bien cocinarlo en el microondas podría no tener ningún efecto peligrosamente adverso, sí destruye una gran cantidad de los nutrientes beneficiosos que muchas personas esperan obtener al comerlo. En cambio, intenta cocer al vapor tu brócoli para mantener vivos todos esos maravillosos nutrientes.

Otro: Comida frita

Quizás sea una señal para no hacerlo el hecho de que, por ejemplo, las papas fritas saben espantosas cuando las recalentamos. Más allá de la alteración de su sabor, algunos aceites pueden desarrollar elevadas cantidades de grasas trans cuando se someten nuevamente a altas temperaturas. Por eso, es mejor evitarlo.

Es importante aclarar que sí puedes reutilizar otras comidas que te han sobrado

Hay algunos consejos que te permitirá hacerlo de una manera segura para tu salud

Entre las principales recomendaciones de los especialistas están:

  • Recalentar lo más pronto posible luego de la preparación original, con una temperatura que no sobrepase los 70 grados centígrados.
  • Colocar sólo la cantidad de comida que vas a reutilizar, para no recalentar varias veces un mismo plato.
  • Evita el riesgo de contaminación cruzada, manteniendo separados los alimentos cocidos y los crudos.
  • Cuando vuelvas a calentar comidas que utilicen más de un alimento, cúbrelos para que el calentamiento sea homogéneo.

Lo ideal sería preparar la cantidad de alimentos que sabes vas a necesitar

Con esto no tendrás que preocuparte por ningún problema de salud 

Además que producirás menos basura en casa relacionada con alimentos rancios. Entonces, ¡piénsalo muy bien antes de meterte en la cocina!

¿Cuál es la comida que más sueles recalentar en tu rutina? Cuéntanos en los COMENTARIOS y no dejes de COMPARTIR esta interesante información con todos tus amigos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR