Tras ser operada, los médicos hallaron algo sorprendente en el interior de esta tortuga

Tras ser operada, los médicos hallaron algo sorprendente en el interior de esta tortuga11shares

De acuerdo a distintas creencias, existen diversas formas de atraer la buena suerte y espantar las malas energías. Hay quienes piensan que con golpear sus cuerpos con unas cuantas ramas ahuyentarán todo lo malo y que basta con besar una pata de conejo para tener mejor suerte.

Sin embargo, en Tailandia tienen una práctica un poco extraña, que puede resultar sumamente fatal para algunas especies. A  continuación, te contamos la historia de una tortuga que tuvo que perder la vida para darle "buena suerte" aquellos que la visitaron en su estanque... ¡Sigue leyendo para enterarte de los detalles!

Si quedaste tan sorprendido como nosotros por lo que encontraron en el interior de esta tortuga, entonces COMPARTE esta nota con tus amigos, ellos también deben conocer su historia. Tampoco olvides dejarnos tu opinión en los COMENTARIOS, aquí en Buenamente.com nos encantaría saber lo que piensas.

Los tailandeses tiene una forma un poco peculiar para llamar la buena fortuna: arrojar monedas a un estanque.

Puede que aquí no suene tan extraño, no obstante, ellos creen que para alejar todo lo malo y atraer sólo cosas positivas es necesario que en ese estanque viva una tortuga.

Continuando con esta peculiar creencia, los tailandenses piensan que todo marchará bien siempre que el animal se mantenga con vida.

Y todos estamos conscientes de los muchos años que puede vivir una tortuga siempre y cuando se alimente adecuadamente.

De hecho, esta curiosa costumbre hizo que turistas de todas partes del mundo visitaran un estanque y arrojaran una moneda para tener un buen viaje.

Desafortunadamente, lo que parecía ser una práctica inofensiva, en realidad resultó ser fatal para la tortuga que habitaba en ese estanque.

Hace unos meses, las autoridades de Chonburi empezaron a realizar desarrollos en la región, sacando de sus hogares a varios animales.

Eso llevó a que algunos voluntarios entregaran al Centro de Protección de Tortugas Marinas de Tailandia a las especies que estaban siendo corridas de sus espacios.

Entre ellas, había una que había habitado en uno de los estanques más populares.

Su nombre era "Alcancía" y cuando descubras el motivo, quedarás horrorizado por la extraña forma de atraer la suerte de los tailandeses.

Luego de varios días, los especialistas notaron algo extraño en la tortuga.

El animal de casi 25 años se desplazaba muy lentamente y pesaba demasiado para su tamaño.

Luego de varios estudios, descubrieron una malformación en su estómago.

Parte de su organismo estaba dañado y debían actuar rápido si querían salvar al animal.

El centro llamó a la  Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Chulalongkorn, en Bangkok.

Y tras realizar distintos análisis, llegaron a la conclusión de que tenía un tumor.

Así fue como decidieron operarla.

Sin embargo, ellos no estaban preparados para lo que hallarían en su interior.

La tortuga fue anestesiada y trasladada a la sala de intervención.

Debían operarla con cuidado, puesto que ya empezaba a respirar con dificultad y no sabían qué tan perjudicado estaba el organismo.

Al ver en su interior, los especialistas quedaron conmocionados: no se trataba de un tumor, ¡sino de 915 monedas!

Sí, resulta que la tortuga había ingerido las monedas que los turistas y lugareños arrojaban.

"Es difícil imaginar cómo pudo tragar tantas piezas", dijo uno de los veterinarios.

"Es increíble cómo una tradición tan ridícula pone en peligro la naturaleza; me parece indignante", comentó otro especialista.

Luego de 4 horas de operación, Alcancía se encontraba fuera de peligro. Los médicos seguían sorprendidos de cómo esa criatura tuvo casi 5 kilos en puras monedas.

Con el paso del tiempo, Alcancía se recuperó y los veterinarios de la facultad estaban encariñados con ella.

Todos alababan la valentía y fuerza de ese animal, puesto que cargar todo ese peso extra no debió ser fácil. ¡Y vaya que tenían razón!

Luego de unas semanas, la salud de Alcancía empezó a deteriorarse: le costaba respirar  y no podía moverse.

Ya no quería comer y todo parecía indicar que seguiría desmejorando. Los médicos le hicieron algunos exámenes y descubrieron que la tortuga sufría de una intoxicación en la sangre a causa de las monedas que estuvieron en su organismo. 

Decidieron realizarle una segunda operación, pero ya el animal se encontraba muy débil.

Lamentablemente, a pesar de todo el esfuerzo de los veterinarios, Alcancía no sobrevivió.

Tras la intervención, el animal cayó en un severo coma y perdió la vida.

Esa noticia entristeció mucho al equipo de médicos que la cuidó en las últimas semanas. Tras compartir la historia de Alcancía en las redes sociales, los cibernautas han mostrado su empatía por los especialistas y repudiaron esa terrible costumbre.

Esperemos que la historia de esta valiente tortuga haga a las personas reflexionar sobre esa ridícula tradición.

¡Nunca le arrojes monedas o cualquier otro objeto a los animales en cautiverio!

Y tú, ¿qué opinas al respecto?

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR